martes, 23 de julio de 2019

La evolución (y revolución) de las cocinas


La evolución (y revolución) de las cocinas

Hoy en día, la cocina se ha convertido, junto al salón, en el centro social de la casa. Cuando antes sólo parábamos en esta habitación el tiempo necesario para cocinar, y a ser posible algo rápido, en la actualidad ha pasado a ser un lugar donde pasamos mucho tiempo y ha sido, en parte, por los avances tecnológicos que han ocurrido en torno a este lugar.

El origen de la cocina, el Neolítico

Obviamente, la historia de la cocina comienza con el fuego. Los homínidos descubrieron que el fuego servía para algo más que cocinar. En el Neolítico, la cocina consistía en un agujero en el suelo donde se hacía un fuego que se utilizaba para asar carne o pescado.

Más tarde, el hommo erectus consiguió conservalo para cocinar los alimentos y que la carne estuviera más sabrosa y libre de bacterias.

En el año 7.000 a.C. se crearon los primeros utensilios de barro para poder ampliar la variedad de comidas(sopas). Con los egipcios (5.000 a.C) aparecen los primeros hornos de adobe que podían asar alimentos de forma homogénea. Con el fuego, una parte se quemaba, aquella a la que daba directamente.
Más tarde, se empezaron a crear, con ladrillos, superficies donde dejar los utensilios para que, al no estar en contacto directo con el fuego, fuera más fácil sacar los alimentos.
Evolución, Grecia y Roma
Se aplican materiales como el cobre o el hierro y se crearon objetos como la botella de vidrio, las jarras de madera y las copas de asta de toro.
Los griegos inventaron el asador y desarrollaron la industria de los utensilios de cocina.
La cocina en la Edad Media
Se crea el asador giratorio, consistente en un una rueda de madera dispuesta en forma de noria a la que se daba vueltas para que la pieza al fuego se asara de forma uniforme.
Si no se podía atender el asador, se dejaba un perro que, en su deseo de salir, daba vueltas al artilugio.
La cocina en los siglos  XIX y XX
En 1802 se crea la primera cocina de gas que deja a un lado a las cocinas de leña y carbón. Pero no sería hasta 1855 cuando se ponen de moda estas cocinas gracias a la creación de un mechero de gas aplicable a la cocina por parte de R.W. Von Bunsen.
Unos treinta años después se produciría la innovación más revolucionaria: la cocina eléctrica. De poca fiabilidad al principio debido al termostato, su uso se fue extendiendo hasta 1920, sin desbancar a la cocina de gas.
Siglo XIX, tecnología y cocina se unen
Poco nos esperábamos que algo como la cocina pudiera llegar a ser controlada a través de aplicaciones de móvil.
Hoy en día, se pueden controlar casi todos los electrodomésticos de la cocina a través del móvil. Desde apagar, encender y controlar el horno mientras estás en otra habitación, hasta una nevera conectada a internet  capaz de hacerte la compra.

viernes, 5 de julio de 2019

Consejos para convertirte en cocinero de la forma más económica

Si quieres convertirte en un experto cocinero (o repostero) desde casa y llevar a cabo todas las recetas que veas, sin que ello afecte demasiado a tu bolsillo, sigue los consejos que te daremos a continuación

cocinero 

Cuidado con el aumento de gasto

Si vas a empezar a probar a hacer recetas y convertirte en un pequeño chef o repostero en tu casa, tienes que tener en cuenta que el aumento del tiempo cocinando y probando va a hacer que aumente el gasto de electricidad (y/o gas) en tu vivienda.

Antes de que el gasto haga que te lleves un susto en tu factura, busca la mejor tarifa de luz o gas para tu casa y quítate un problema de encima.

Seguramente, tus clases de cocina sean después de tu jornada de trabajo o por la noche. Ten en cuenta los horarios en los que vas a hacer más gasto y piensa en adaptar tu tarifa de luz a ellos.

Cursos presenciales o tutoriales de internet

Si quieres convertirte en un buen chef puedes acudir a algún curso de cocina. Este tipo de cursos suelen ser muy temáticos (carnes, pescados, postres…) y tendrás que hacer varios si quieres tocar todos los temas. Esto puede suponer un gasto extra que no quieras tener.

Por otro lado, puedes aprender a base de tutoriales que haya en internet que, además de ser gratuito, puedes hacer en el horario que quieras.

Si quieres ser un valiente, busca directamente las recetas y hazlas en tu cocina.

Controla bien los alimentos que compras

Al principio tendrás que hacer un gran gasto en cosas básicas como pueden ser millones de tipos de especias o salsas.

Una vez que te hayas hecho con esto, al ir haciendo las diferentes recetas, intenta comprar solo los alimentos necesarios y en las cantidades precisas. Si no, puede que gastes mucho más de lo que pensabas y, además, tires comida en buen estado.

Electrodomésticos indispensables

Ante todo, hay quien dice que en las cocinas de gas la comida sabe mejor que en las vitrocerámicas o cocinas de inducción.

Hay cosas indispensables a la hora de seguir recetas al pie de la letra como son una báscula o un termómetro, puesto que muchas recetas requieren de cantidades o temperaturas exactas.

Otras cosas que puedes necesitar, aunque seguramente las tengas, son batidora, licuadora, exprimidor o picadora.

Aunque parezca mentira, las sartenes y ollas a utilizar también son importantes a la hora de lograr un gran sabor. Puedes hacer un gasto por encima del mínimo en este aspecto para conseguir un mejor sabor.

Cinco consejos para ser el mejor cocinero

1.    Aprende a medir: Como hemos hablado, la mayoría de recetas incluyen cantidades exactas. Es muy importante seguir estas cantidades al pie de la letra.
2.    Terminología culinaria: Aunque parezca mentira hay mucha diferencia entre las diferentes palabras y verbos relacionados con la cocina. No es lo mismo asar que hornear o mezclar que amasar.
3.    Lee toda la receta antes de empezar: En muchas recetas tenemos que hacer varias cosas a la vez o utilizar unos ingredientes al principio y otros al final. Si sabemos qué cosas y pasos van a ser necesarios, estaremos más preparados.
4.    Utiliza los ingredientes que pone la receta: No sustituyas ingredientes por otros ya que no sabes cómo van a reaccionar los que añadas.
5.    Conocer los sabores: Para poder cocinar es necesario conocer a qué saben las cosas. Además, si sabes a qué saben las cosas, podrás eliminar sabores que no te gusten.

miércoles, 3 de julio de 2019

Lo malo de los carbohidratos

Uno de los más importantes hallazgos científicos en las décadas recientes tiene que ver con el hecho de que las grasas no aumentan de peso y que realmente a quien hay que culpar de las grandes panzas es a los carbohidratos.

En pocas palabras, la pasta y el pan son el origen de la gordura. Se ha comprobado que a pesar de que lleves una buena dieta, si tu consumo de carbohidratos es alto no vas a bajar de peso. La razón es que los carbohidratos hacen que nuestros niveles de insulina se descontrolen, y a su vez, que nuestras células grasas incrementen. Sin embargo, su consumo es esencial porque llevan energía a todas las células del organismo ¿cómo? descomponiéndose en azúcares que el cuerpo absorbe y pasan a la corriente sanguínea.

Los niveles de insulina en el torrente sanguíneo están determinados por la cantidad de carbohidratos que consumes. Los carbohidratos más fáciles de digerir son los que te ponen más gordo. Los peores carbohidratos para tu salud son: Alimentos preparados con harina refinada como pasta, pan y cereales; y carbohidratos líquidos como refrescos, cerveza y jugos de fruta.

En el best seller del New York Times, “Why We Get Fat: And What to Do About It”, el científico Gary Taubes afirma que la confusión sobre que las grasas engordaban y los carbohidratos no, nos ha llevado a la gran epidemia de obesidad que sufren nuestras sociedades. En el caso específico de México, la gran mayoría consumimos más carbohidratos de los que nuestro cuerpo quema, a ello se debe los altos índices de obesidad.

En conclusión, los regimenes bajos en calorías te harán bajar más peso, y la disminución en el consumo de grasas no hará nada para que disminuyas de talla, como se creía antes. Además, si tratas de comer mejor recuerda no recurrir a los consejos de las grandes industrias que lo único que buscan es vender más y no te dan la información que realmente necesitas. Lo más importante en una buena dieta es ser persistente y constante, se trata de seguimiento y transformación de los hábitos.

CONSUMO SEGÚN LA ACTIVIDAD FÍSICA:
La cantidad de carbohidratos que una persona debe ingerir en forma diaria para satisfacer sus necesidades enérgicas depende estrictamente de la cantidad de actividades que realice durante lajornada.

TIPOS DE CARBOHIDRATOS

Lo malo de los carbohidratos

COMPUESTOS: Que a su vez se dividen en Fibras y Féculas. Tu dieta debe ser más rica en éste tipo de carbohidratos.
Ejemplos: Espinacas, cebada, pomelos, nabo, alforfón, manzanas, lechuga, ciruelas, salvado de avena, albaricoques, calabacín, avena, peras, espárragos, alcachofas, fresas, arroz, apio, pan multigrano, zanahorias, pepinos, frijol pinto, patatas, eneldo, encurtidos, yogurth bajo en grasa, soja, la leche descremada, rábanos, lentejas, brócoli, coles de bruselas, coliflor, frijoles, berenjena, leche de soja, tomates, etc.

SIMPLES: Tu dieta nunca debe excederse en estos carbohidratos, en general los contiene la comida procesada.
Ejemplos: El azúcar de mesa, jugo de frutas, dulces, pasteles, pa y pasta hechos con harina blanca, refrescos, los cereales que vienen empaquetados, etc.