sábado, 17 de agosto de 2019

Cuánto consumen las cocinas de luz y gas

Igual estás pensando en cambiar tu cocina porque se ha quedado anticuada o ya no funciona bien. Una vez que has decidido cambiarla, entra en juego la discusión entre poner cocina de luz o gas. Por un lado, el coste de este tipo de cocinas es diferente (las eléctricas suelen ser más caras) y, por otro lado, la electricidad o el gas tienen precios diferentes.

En términos generales, el gas natural es el combustible más económico que podemos usar en nuestras cocinas y, además, las cocinas de gas suelen ser más económicas que las cocinas que funcionan con electricidad.

Cuánto consumen las cocinas de luz y gas

Cocinas eléctricas

Bien es cierto que la luz es, en general, más cara que el gas. EL precio de un kilovatio/hora de la luz puede llegar a ser tres veces más caro que el del gas. Un kilovatio hora de luz podría estar, en un horario normal, en torno a los 0,13 euros/kwh, mientras que el de gas natural (dependerá del tipo de tarifa) pero puede estar en torno a los 0,04 o 0,05 euros/kwh.

Ante todo, si vas a comprar una cocina eléctrica, compra una que tenga la mayor eficiencia energética. Los electrodomésticos más eficientes son aquellos que, para dar el mismo nivel y calidad de funcionamiento, requieren de menos gasto eléctrico. Tener una cocina eficiente implicará un menor consumo eléctrico que una normal, lo que haría que este tipo de cocinas saliera, a medio plazo, más económica.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que podemos cambiar nuestra tarifa de luz y poner discriminación horaria. Este tipo de tarificación divide el día en dos periodos, uno de ellos mucho más económico (periodo “nocturno”). Si tus horarios son compatibles con este tipo de tarifas y vas a cocinar las cosas más “grandes” en el horario barato, notarás una gran bajada en tu factura.

Por otro lado, las vitrocerámicas de inducción, las cuales funcionan con electricidad, se apagan muy rápido por lo que no dejan calor residual y no hacen gasto extra. Además, también se calientan muy rápido por lo que reducen el consumo al encenderse.

Cocinas de gas

Dentro de este tipo de cocinas encontramos tres combustibles posibles: el gas natural, el propano y el butano.
Para empezar, el gas natural es el más económico de estos gases y, también, es más económico que la luz. Sin embargo, el gas natural no está al alcance de todo el territorio por lo que, mucha gente, sigue teniendo que hacer uso del propano y el butano.

Para empezar, en general es más económico el propano. Sin embargo, si sólo puedes utilizar bombonas de propano y no se cocina mucho, es más económico el butano.

El precio del propano a granel o canalizado se situaría detrás del gas natural. Además es más cómodo que las bombonas.

El hecho de que el propano o el butano sólo lo puedas usar en bombona hará que tengas que estar pendiente del cambio de bombona o te quedarás sin cocina. El gas natural o el propano canalizado permiten un suministro continuo por lo que, además de por el precio, también podemos elegirlo por su comodidad.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Las cocinas de gas

Pese al éxito de las cocinas eléctricas y, más últimamente, de las de inducción y vitrocerámicas, parecía que las cocinas de gas quedaban en el olvido. Sin embargo, gracias al apoyo de los cocineros, las cocinas de gas han ganado adeptos en los últimos años.

Las cocinas de gas


Origen y desarrollo


En 1802 Frederick Wilson cocinó por primera vez con gas. Su cocina era artesana y mucho más limpia que los fuegos a carbón.


Más tarde, se crearon otras cocinas pero eran peligrosas debido a los escapes y explosiones. Por ello, hubo que esperar más de 30 años hasta que apareció en Europa una nueva cocina de gas. 


En Estados Unidos, llegaron en 1860. Sin embargo, seguía existiendo un gran miedo hacia ellas y, en esa época, apareció la cocina eléctrica. 


Las cocinas de gas siguieron teniendo éxito pero quedaron relegadas con las eléctricas. Pese a ello, en el siglo XIX volvieron a coger protagonismo puesto que el sabor que le daban a los alimentos era mejor y se pusieron de moda en los restaurantes.


Ventajas y desventajas


Ventajas:

  • El butano o el propano tienen una potencia mayor a la electricidad y alcanzan el máximo de calor más rápido. 
  • Mantienen la textura y las vitaminas y los nutrientes de lo que se cocine. Por esta razón, es el tipo de cocina elegido por los cocineros profesionales.
  • Permite utilizar varios focos a la vez, pero ahorrando tiempo y dinero, puesto que consumen menos que las eléctricas.
  • Son más sostenibles y emiten menos CO2. 
  • Se puede usar cualquier material en ellas.
  • Ayudan a ahorrar en la factura.


Desventajas:

  • Riesgo a fugas
  • Requieren de más limpieza y mantenimiento.
  • Si tu cocina funciona con butano o propano, tendrás que estar atento a las bombonas o el depósito para no quedarte sin gas.


Funcionamiento


Los fogones de las cocinas poseen un inyector que sirve para adoptar la cocina de un tipo de gas a otro y que deja pasar el gas a través de una cavidad y se mezcla con el aire provocando una combustión. Esta mezcla sale por los quemadores y arde. La intensidad se puede regular mediante una llave de paso


Además, hoy en día poseen un sistema de ignición, el cual permite ahorrar hasta un 40% de gas.


Este tipo de cocina se suelen encender con una llama externa (mechero o cerilla), sin embargo, muchas cocinas vienen ya con estos sistemas incorporados.