Mostrando entradas con la etiqueta Comer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comer. Mostrar todas las entradas

sábado, 7 de septiembre de 2019

Comer y dormir

La composición de algunos alimentos y hábitos dietéticos inadecuados se hallan en la raíz de muchos trastornos del sueño. La actividad del organismo durante la noche depende en forma conjunta y significante de la ingesta de alimentos.

Hay alimentos que por su particular composición nutritiva y según la cantidad ingerida afectan al sistema nervioso y tienen una acción directa sobre el sueño, algunos promueven el sueño y otros ayudan a permanecer despierto.


Los nutrientes que aumentan la síntesis de neurotransmisores y hormonas estimulantes del sistema nervioso central -dopamina, adrenalina y noradrenalina- dificultan el sueño; por el contrario, los que favorecen la liberación de reguladores relacionados con la sensación de relajación -melatonina, serotonina-, inducen al sueño.

Evitar las comidas abundantes y mejor tomar un refrigerio ligero antes de acostarse son dos consejos básicos para evitar el insomnio.

Comer y dormir: Alimentos que facilitan el sueño:

Cereales: arroz, pasta, pan, avena, cuscús, maíz.
Legumbres: judías, lentejas, garbanzos, soja.
Verduras y hortalizas: judías verdes, guisantes, berenjena, apio, tomate, papas, ajo, cebolla, lechuga, aguacate.
Frutas: plátano, ciruelas, nueces, avellanas, higos, melón, aguacate, dátiles.
Varios: leche, pavo, germen de trigo y levadura de cerveza. Omega 3 (pescado azul).
Infusiones relajantes que pueden ayudar a dormir: valeriana, tila, pasiflora, azahar, melisa y manzanilla.

Comer y dormir

miércoles, 13 de marzo de 2019

Comer en la oficina

Si tu trabajo es dentro de una oficina, sabes lo difícil que es llevar una saludable o al menos respetable alimentación diaria. Para empezar, es común que mientras estamos en la oficina no respetemos nuestros horarios de comidas, no elijamos a conciencia los lugares donde comemos diariamente, más de dos días consumimos “garnachas” y productos poco saludables, y por si fuera poco gastamos mucho más de lo que deberíamos. Sin mencionar que puede resultar monótono y aburrido después de algunas semanas.

Comer en la oficina

CONSEJOS ÚTILES PARA COMER EN LA OFICINA

  • Lo más común es que el horario laboral varíe entre 8 y 10 horas, por lo que es de gran importancia mantenernos hidratados para rendir y concentrarnos adecuadamente.
  • Evita las máquinas despachadoras, pues están llenas de galletas, frituras y dulces que no te quitarán el hambre y sí te afectarán a largo plazo.
  • No caigas en la tentación de las “garnachas” como las quesadillas de la esquina, aunque son una opción barata y rápida, pero pueden afectar tu salud (el uso del aceite quemado provoca un alto nivel de colesterol en el cuerpo).
  • Prepara tu comida un día antes, las opciones preparadas en casa son más saludables, nutritivas y económicas, además de ser más variadas, creativas y satisfactorias que las del trabajo.
  • Si en casa se prepara algo para cenar, aparta una porción para que sea tu desayuno del día siguiente.
  • Dependiendo de la comida y de si existe la opción o no de refrigerarla, de manera general son más recomendables los recipientes herméticos porque conservan mejor los alimentos y no dejen escapar los olores.
  • Lleva por lo menos una porción de fruta y dos de verduras como acompañamiento para tu plato principal.
  • Cerca de un complejo de oficinas podrás encontrar diferentes opciones para comer, tómate tu tiempo para conocer los puestos y establecimientos; no olvides revisar sus procesos.
  • Para terminar, el mejor consejo es la organización, pues si se planea durante el fin de semana el menú semanal y se opta por tener listos los ingredientes principales, la preparación será rápida y fácil.


REFRIGERIOS EN LA OFICINA

Uno de los aspectos más importantes de la alimentación de un oficinista son los refrigerios. Es importante no dejar pasar más de cuatro horas entre cada comida, de esta forma jamás pasarás hambre y tu energía rendirá por más tiempo.

Considera que los refrigerios bajos en grasa te ayudan a disminuir el consumo de calorías durante el día y mantienen estables los niveles de azúcar en sangre. Dale oportunidad a las semillas y granos, como las almendras, nueces, cacahuates y pasas, que te mantendrán satisfecho por más tiempo.