lunes, 16 de septiembre de 2019

Eficiencia y cocinas inteligentes


Una de las cosas que más urgen hoy en día a nivel mundial es el ahorro energético y la sostenibilidad. Puesto que aún no usamos energías 100% renovables en el nivel necesario, ahorrar energía nos permite ayudar a la sostenibilidad del planeta y, además, ahorrar en nuestras facturas de luz.

Y para conseguir esto uno de los mejores aspectos es la eficiencia energética y la domótica, uno de cuyos objetivos es el ahorro energético.

Eficiencia y cocinas inteligentes

Diferencia entre eficacia y eficiencia

La eficacia está relacionada con si el hecho se realiza o no y qué nivel de éxito ha tenido. Es decir, si el lavavajillas lava los platos, ha sido eficaz. En este caso no nos fijamos en aspectos de tiempo, calidad o gasto, sólo en si se hace o no.

La eficiencia, por otro lado, implica la capacidad para realizar algo adecuadamente. Cuando hablamos de eficiencia energética, nos centramos en la capacidad de realizar una acción pero con el menor gasto energético, aunque con la misma calidad.

Dos lavadoras que consiguen quitar una mancha de una camiseta son eficaces pero, si una usa menos recursos que la otra, será más eficiente.

Relacionado con los recursos (agua, tiempo, energía, y dinero) se encuentra el ahorro. Una cocina eficiente cuyos electrodomésticos gasten poco será una cocina que nos ayude a ahorrar.

Cocinas inteligentes

Está claro que uno de los aspectos de la vivienda que más gasta y que más tiempo consume es la cocina. El Internet de las cosas ya ha llegado a la cocina para facilitarnos la vida y ahorrarnos tiempo, necesitando, únicamente, de un dispositivo con conexión a Internet.

La eficiencia energética de los electrodomésticos no es el único aspecto del ahorro que se puede conseguir en la cocina, ya no sólo en dinero, sino también en tiempo. El tener que cocinar tras un duro día de trabajo o no saber a qué temperatura o en qué momento se ha cocinado lo que tienes en el horno son problemas actuales que están a punto de desaparecer.

Hornos programables a través de aplicaciones de móvil para que estén calientes al llegar a casa o que nos digan cuándo se ha cocinado algo son los aspectos más revolucionarios de la domótica en la cocina.

Pero no sólo eso, neveras que te hacen la compra u ollas que cocinan solas son algunos de los aspectos que nos van a hacer ahorrar tiempo y dinero en el futuro más próximo.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Comer y dormir

La composición de algunos alimentos y hábitos dietéticos inadecuados se hallan en la raíz de muchos trastornos del sueño. La actividad del organismo durante la noche depende en forma conjunta y significante de la ingesta de alimentos.

Hay alimentos que por su particular composición nutritiva y según la cantidad ingerida afectan al sistema nervioso y tienen una acción directa sobre el sueño, algunos promueven el sueño y otros ayudan a permanecer despierto.


Los nutrientes que aumentan la síntesis de neurotransmisores y hormonas estimulantes del sistema nervioso central -dopamina, adrenalina y noradrenalina- dificultan el sueño; por el contrario, los que favorecen la liberación de reguladores relacionados con la sensación de relajación -melatonina, serotonina-, inducen al sueño.

Evitar las comidas abundantes y mejor tomar un refrigerio ligero antes de acostarse son dos consejos básicos para evitar el insomnio.

Comer y dormir: Alimentos que facilitan el sueño:

Cereales: arroz, pasta, pan, avena, cuscús, maíz.
Legumbres: judías, lentejas, garbanzos, soja.
Verduras y hortalizas: judías verdes, guisantes, berenjena, apio, tomate, papas, ajo, cebolla, lechuga, aguacate.
Frutas: plátano, ciruelas, nueces, avellanas, higos, melón, aguacate, dátiles.
Varios: leche, pavo, germen de trigo y levadura de cerveza. Omega 3 (pescado azul).
Infusiones relajantes que pueden ayudar a dormir: valeriana, tila, pasiflora, azahar, melisa y manzanilla.

Comer y dormir

domingo, 1 de septiembre de 2019

Trucos para ahorrar energía en tu cocina


Según un estudio, el 18 % de la electricidad que se usa en una vivienda van a parar a la cocina. Si bien es cierto que la parte fija de una factura de la luz (la que se paga por potencia contratada) es muy difícil de reducir, podemos llevar a cabo ciertos cambios que nos permitirán ahorrar al máximo la electricidad gastada en la cocina.

Trucos para ahorrar energía en tu cocina


1.Electrodomésticos eficientes

Puede que tengas que cambiar algún electrodoméstico de tu cocina. Si es así, cómpralos con una buena eficiencia energética. Aunque sean un poco más caros, a la larga te saldrá rentable.

2.Aparatos eléctricos, los justos

A todos nos gustaría ser chef profesionales y tener un sinfín de aparatos para cocinar pero, seamos realistas ¿los usaríamos normalmente? Si la respuesta es negativa, no compres aparatos que no vayas a usar.

3.Temperatura de la nevera

Adapta la temperatura de tu frigorífico a la estación en la que estés. Si hace más frío, puedes subir la temperatura de tu nevera y viceversa.

4.La nevera se abre poco

Cada vez que abrimos la puerta de la nevera, se pierde frío y tiene que hacer más gasto. Abre la nevera sólo cuando sea necesario.

5.Localización de la nevera

Alejada de cualquier fuente de calor y a una distancia prudencial de la pared, para que pueda disipar el calor.

6.Utensilios de cocina

Si vas a cocinar con una sartén pequeña, no uses el fuego más grande. Deja las ollas tapadas mientras estén al fuego para evitar que se pierda mucho calor. Cómprate una olla a presión, gastan mucho menos.

7.El horno

Cuando vayas a usar el horno, intent cocinar varias cosas a la vez o, al menos, una detrás de otra. Intenta abrir la puerta del horno lo menos posible ya que se pierde calor (Casi el veinte por ciento).

8.Apaga lo que no uses

El único electrodoméstico que tiene que estar siempre funcionando es la nevera. El resto, apágalo cuando no lo estés usando.

9.Vitrocerámica

Si tu cocina es vitrocerámica aprovecha el calor residual. Apaga el fuego unos cinco minutos antes y así terminará de cocinarse sin gastar, lo mismo sucede con el horno.

10.Microondas

Tanto calentar alimentos como cocinar determinadas cosas, es mucho más económico al microondas.

sábado, 17 de agosto de 2019

Cuánto consumen las cocinas de luz y gas

Igual estás pensando en cambiar tu cocina porque se ha quedado anticuada o ya no funciona bien. Una vez que has decidido cambiarla, entra en juego la discusión entre poner cocina de luz o gas. Por un lado, el coste de este tipo de cocinas es diferente (las eléctricas suelen ser más caras) y, por otro lado, la electricidad o el gas tienen precios diferentes.

En términos generales, el gas natural es el combustible más económico que podemos usar en nuestras cocinas y, además, las cocinas de gas suelen ser más económicas que las cocinas que funcionan con electricidad.

Cuánto consumen las cocinas de luz y gas

Cocinas eléctricas

Bien es cierto que la luz es, en general, más cara que el gas. EL precio de un kilovatio/hora de la luz puede llegar a ser tres veces más caro que el del gas. Un kilovatio hora de luz podría estar, en un horario normal, en torno a los 0,13 euros/kwh, mientras que el de gas natural (dependerá del tipo de tarifa) pero puede estar en torno a los 0,04 o 0,05 euros/kwh.

Ante todo, si vas a comprar una cocina eléctrica, compra una que tenga la mayor eficiencia energética. Los electrodomésticos más eficientes son aquellos que, para dar el mismo nivel y calidad de funcionamiento, requieren de menos gasto eléctrico. Tener una cocina eficiente implicará un menor consumo eléctrico que una normal, lo que haría que este tipo de cocinas saliera, a medio plazo, más económica.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que podemos cambiar nuestra tarifa de luz y poner discriminación horaria. Este tipo de tarificación divide el día en dos periodos, uno de ellos mucho más económico (periodo “nocturno”). Si tus horarios son compatibles con este tipo de tarifas y vas a cocinar las cosas más “grandes” en el horario barato, notarás una gran bajada en tu factura.

Por otro lado, las vitrocerámicas de inducción, las cuales funcionan con electricidad, se apagan muy rápido por lo que no dejan calor residual y no hacen gasto extra. Además, también se calientan muy rápido por lo que reducen el consumo al encenderse.

Cocinas de gas

Dentro de este tipo de cocinas encontramos tres combustibles posibles: el gas natural, el propano y el butano.
Para empezar, el gas natural es el más económico de estos gases y, también, es más económico que la luz. Sin embargo, el gas natural no está al alcance de todo el territorio por lo que, mucha gente, sigue teniendo que hacer uso del propano y el butano.

Para empezar, en general es más económico el propano. Sin embargo, si sólo puedes utilizar bombonas de propano y no se cocina mucho, es más económico el butano.

El precio del propano a granel o canalizado se situaría detrás del gas natural. Además es más cómodo que las bombonas.

El hecho de que el propano o el butano sólo lo puedas usar en bombona hará que tengas que estar pendiente del cambio de bombona o te quedarás sin cocina. El gas natural o el propano canalizado permiten un suministro continuo por lo que, además de por el precio, también podemos elegirlo por su comodidad.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Las cocinas de gas

Pese al éxito de las cocinas eléctricas y, más últimamente, de las de inducción y vitrocerámicas, parecía que las cocinas de gas quedaban en el olvido. Sin embargo, gracias al apoyo de los cocineros, las cocinas de gas han ganado adeptos en los últimos años.

Las cocinas de gas


Origen y desarrollo


En 1802 Frederick Wilson cocinó por primera vez con gas. Su cocina era artesana y mucho más limpia que los fuegos a carbón.


Más tarde, se crearon otras cocinas pero eran peligrosas debido a los escapes y explosiones. Por ello, hubo que esperar más de 30 años hasta que apareció en Europa una nueva cocina de gas. 


En Estados Unidos, llegaron en 1860. Sin embargo, seguía existiendo un gran miedo hacia ellas y, en esa época, apareció la cocina eléctrica. 


Las cocinas de gas siguieron teniendo éxito pero quedaron relegadas con las eléctricas. Pese a ello, en el siglo XIX volvieron a coger protagonismo puesto que el sabor que le daban a los alimentos era mejor y se pusieron de moda en los restaurantes.


Ventajas y desventajas


Ventajas:

  • El butano o el propano tienen una potencia mayor a la electricidad y alcanzan el máximo de calor más rápido. 
  • Mantienen la textura y las vitaminas y los nutrientes de lo que se cocine. Por esta razón, es el tipo de cocina elegido por los cocineros profesionales.
  • Permite utilizar varios focos a la vez, pero ahorrando tiempo y dinero, puesto que consumen menos que las eléctricas.
  • Son más sostenibles y emiten menos CO2. 
  • Se puede usar cualquier material en ellas.
  • Ayudan a ahorrar en la factura.


Desventajas:

  • Riesgo a fugas
  • Requieren de más limpieza y mantenimiento.
  • Si tu cocina funciona con butano o propano, tendrás que estar atento a las bombonas o el depósito para no quedarte sin gas.


Funcionamiento


Los fogones de las cocinas poseen un inyector que sirve para adoptar la cocina de un tipo de gas a otro y que deja pasar el gas a través de una cavidad y se mezcla con el aire provocando una combustión. Esta mezcla sale por los quemadores y arde. La intensidad se puede regular mediante una llave de paso


Además, hoy en día poseen un sistema de ignición, el cual permite ahorrar hasta un 40% de gas.


Este tipo de cocina se suelen encender con una llama externa (mechero o cerilla), sin embargo, muchas cocinas vienen ya con estos sistemas incorporados.

martes, 23 de julio de 2019

La evolución (y revolución) de las cocinas


La evolución (y revolución) de las cocinas

Hoy en día, la cocina se ha convertido, junto al salón, en el centro social de la casa. Cuando antes sólo parábamos en esta habitación el tiempo necesario para cocinar, y a ser posible algo rápido, en la actualidad ha pasado a ser un lugar donde pasamos mucho tiempo y ha sido, en parte, por los avances tecnológicos que han ocurrido en torno a este lugar.

El origen de la cocina, el Neolítico

Obviamente, la historia de la cocina comienza con el fuego. Los homínidos descubrieron que el fuego servía para algo más que cocinar. En el Neolítico, la cocina consistía en un agujero en el suelo donde se hacía un fuego que se utilizaba para asar carne o pescado.

Más tarde, el hommo erectus consiguió conservalo para cocinar los alimentos y que la carne estuviera más sabrosa y libre de bacterias.

En el año 7.000 a.C. se crearon los primeros utensilios de barro para poder ampliar la variedad de comidas(sopas). Con los egipcios (5.000 a.C) aparecen los primeros hornos de adobe que podían asar alimentos de forma homogénea. Con el fuego, una parte se quemaba, aquella a la que daba directamente.
Más tarde, se empezaron a crear, con ladrillos, superficies donde dejar los utensilios para que, al no estar en contacto directo con el fuego, fuera más fácil sacar los alimentos.
Evolución, Grecia y Roma
Se aplican materiales como el cobre o el hierro y se crearon objetos como la botella de vidrio, las jarras de madera y las copas de asta de toro.
Los griegos inventaron el asador y desarrollaron la industria de los utensilios de cocina.
La cocina en la Edad Media
Se crea el asador giratorio, consistente en un una rueda de madera dispuesta en forma de noria a la que se daba vueltas para que la pieza al fuego se asara de forma uniforme.
Si no se podía atender el asador, se dejaba un perro que, en su deseo de salir, daba vueltas al artilugio.
La cocina en los siglos  XIX y XX
En 1802 se crea la primera cocina de gas que deja a un lado a las cocinas de leña y carbón. Pero no sería hasta 1855 cuando se ponen de moda estas cocinas gracias a la creación de un mechero de gas aplicable a la cocina por parte de R.W. Von Bunsen.
Unos treinta años después se produciría la innovación más revolucionaria: la cocina eléctrica. De poca fiabilidad al principio debido al termostato, su uso se fue extendiendo hasta 1920, sin desbancar a la cocina de gas.
Siglo XIX, tecnología y cocina se unen
Poco nos esperábamos que algo como la cocina pudiera llegar a ser controlada a través de aplicaciones de móvil.
Hoy en día, se pueden controlar casi todos los electrodomésticos de la cocina a través del móvil. Desde apagar, encender y controlar el horno mientras estás en otra habitación, hasta una nevera conectada a internet  capaz de hacerte la compra.

viernes, 5 de julio de 2019

Consejos para convertirte en cocinero de la forma más económica

Si quieres convertirte en un experto cocinero (o repostero) desde casa y llevar a cabo todas las recetas que veas, sin que ello afecte demasiado a tu bolsillo, sigue los consejos que te daremos a continuación

cocinero 

Cuidado con el aumento de gasto

Si vas a empezar a probar a hacer recetas y convertirte en un pequeño chef o repostero en tu casa, tienes que tener en cuenta que el aumento del tiempo cocinando y probando va a hacer que aumente el gasto de electricidad (y/o gas) en tu vivienda.

Antes de que el gasto haga que te lleves un susto en tu factura, busca la mejor tarifa de luz o gas para tu casa y quítate un problema de encima.

Seguramente, tus clases de cocina sean después de tu jornada de trabajo o por la noche. Ten en cuenta los horarios en los que vas a hacer más gasto y piensa en adaptar tu tarifa de luz a ellos.

Cursos presenciales o tutoriales de internet

Si quieres convertirte en un buen chef puedes acudir a algún curso de cocina. Este tipo de cursos suelen ser muy temáticos (carnes, pescados, postres…) y tendrás que hacer varios si quieres tocar todos los temas. Esto puede suponer un gasto extra que no quieras tener.

Por otro lado, puedes aprender a base de tutoriales que haya en internet que, además de ser gratuito, puedes hacer en el horario que quieras.

Si quieres ser un valiente, busca directamente las recetas y hazlas en tu cocina.

Controla bien los alimentos que compras

Al principio tendrás que hacer un gran gasto en cosas básicas como pueden ser millones de tipos de especias o salsas.

Una vez que te hayas hecho con esto, al ir haciendo las diferentes recetas, intenta comprar solo los alimentos necesarios y en las cantidades precisas. Si no, puede que gastes mucho más de lo que pensabas y, además, tires comida en buen estado.

Electrodomésticos indispensables

Ante todo, hay quien dice que en las cocinas de gas la comida sabe mejor que en las vitrocerámicas o cocinas de inducción.

Hay cosas indispensables a la hora de seguir recetas al pie de la letra como son una báscula o un termómetro, puesto que muchas recetas requieren de cantidades o temperaturas exactas.

Otras cosas que puedes necesitar, aunque seguramente las tengas, son batidora, licuadora, exprimidor o picadora.

Aunque parezca mentira, las sartenes y ollas a utilizar también son importantes a la hora de lograr un gran sabor. Puedes hacer un gasto por encima del mínimo en este aspecto para conseguir un mejor sabor.

Cinco consejos para ser el mejor cocinero

1.    Aprende a medir: Como hemos hablado, la mayoría de recetas incluyen cantidades exactas. Es muy importante seguir estas cantidades al pie de la letra.
2.    Terminología culinaria: Aunque parezca mentira hay mucha diferencia entre las diferentes palabras y verbos relacionados con la cocina. No es lo mismo asar que hornear o mezclar que amasar.
3.    Lee toda la receta antes de empezar: En muchas recetas tenemos que hacer varias cosas a la vez o utilizar unos ingredientes al principio y otros al final. Si sabemos qué cosas y pasos van a ser necesarios, estaremos más preparados.
4.    Utiliza los ingredientes que pone la receta: No sustituyas ingredientes por otros ya que no sabes cómo van a reaccionar los que añadas.
5.    Conocer los sabores: Para poder cocinar es necesario conocer a qué saben las cosas. Además, si sabes a qué saben las cosas, podrás eliminar sabores que no te gusten.

miércoles, 3 de julio de 2019

Lo malo de los carbohidratos

Uno de los más importantes hallazgos científicos en las décadas recientes tiene que ver con el hecho de que las grasas no aumentan de peso y que realmente a quien hay que culpar de las grandes panzas es a los carbohidratos.

En pocas palabras, la pasta y el pan son el origen de la gordura. Se ha comprobado que a pesar de que lleves una buena dieta, si tu consumo de carbohidratos es alto no vas a bajar de peso. La razón es que los carbohidratos hacen que nuestros niveles de insulina se descontrolen, y a su vez, que nuestras células grasas incrementen. Sin embargo, su consumo es esencial porque llevan energía a todas las células del organismo ¿cómo? descomponiéndose en azúcares que el cuerpo absorbe y pasan a la corriente sanguínea.

Los niveles de insulina en el torrente sanguíneo están determinados por la cantidad de carbohidratos que consumes. Los carbohidratos más fáciles de digerir son los que te ponen más gordo. Los peores carbohidratos para tu salud son: Alimentos preparados con harina refinada como pasta, pan y cereales; y carbohidratos líquidos como refrescos, cerveza y jugos de fruta.

En el best seller del New York Times, “Why We Get Fat: And What to Do About It”, el científico Gary Taubes afirma que la confusión sobre que las grasas engordaban y los carbohidratos no, nos ha llevado a la gran epidemia de obesidad que sufren nuestras sociedades. En el caso específico de México, la gran mayoría consumimos más carbohidratos de los que nuestro cuerpo quema, a ello se debe los altos índices de obesidad.

En conclusión, los regimenes bajos en calorías te harán bajar más peso, y la disminución en el consumo de grasas no hará nada para que disminuyas de talla, como se creía antes. Además, si tratas de comer mejor recuerda no recurrir a los consejos de las grandes industrias que lo único que buscan es vender más y no te dan la información que realmente necesitas. Lo más importante en una buena dieta es ser persistente y constante, se trata de seguimiento y transformación de los hábitos.

CONSUMO SEGÚN LA ACTIVIDAD FÍSICA:
La cantidad de carbohidratos que una persona debe ingerir en forma diaria para satisfacer sus necesidades enérgicas depende estrictamente de la cantidad de actividades que realice durante lajornada.

TIPOS DE CARBOHIDRATOS

Lo malo de los carbohidratos

COMPUESTOS: Que a su vez se dividen en Fibras y Féculas. Tu dieta debe ser más rica en éste tipo de carbohidratos.
Ejemplos: Espinacas, cebada, pomelos, nabo, alforfón, manzanas, lechuga, ciruelas, salvado de avena, albaricoques, calabacín, avena, peras, espárragos, alcachofas, fresas, arroz, apio, pan multigrano, zanahorias, pepinos, frijol pinto, patatas, eneldo, encurtidos, yogurth bajo en grasa, soja, la leche descremada, rábanos, lentejas, brócoli, coles de bruselas, coliflor, frijoles, berenjena, leche de soja, tomates, etc.

SIMPLES: Tu dieta nunca debe excederse en estos carbohidratos, en general los contiene la comida procesada.
Ejemplos: El azúcar de mesa, jugo de frutas, dulces, pasteles, pa y pasta hechos con harina blanca, refrescos, los cereales que vienen empaquetados, etc.

domingo, 23 de junio de 2019

Guía para crear un menú de restaurante

Un buen menú está es el corazón de cada restaurante exitoso. Es un escaparate de los platos de autor del restaurante y refleja el tema, el ambiente y el estilo del establecimiento. Los menús de los restaurantes pueden ser muy formales (piense en elementos del menú limitados impresos en papel grueso en una fuente elegante) o ultra informales como los platos especiales diarios escritos en una pizarra afuera del local ideales para un restaurante para grupos.

Ambos realizan el trabajo, pero dependen del tipo de comida que ofrezca; en cualquier caso, querrá tener algunas cosas en mente a la hora de pensar en su menú, por lo que aquí le dejamos una Guía para crear un menú de restaurante eficaz y no morir en el intento!

Guía para crear un menú de restaurante 

restaurante

Antes de comenzar a escribir la carta
Asegúrese de entender el vínculo entre la cocina del restaurante y el menú. El tamaño y la configuración de su cocina afectarán directamente el tamaño y el estilo de su menú. Una cocina más pequeña obviamente limitará la variedad de platos que puede servir.

Esto no quiere decir que no pueda ofrecer una gran cantidad de artículos. Algunas pequeñas cocinas de restaurantes cuentan con más de 100 platos en sus menús. El secreto es utilizar varios ingredientes y utilizar solo dos o tres estaciones de cocina diferentes.

Qué evitar en el menú de un restaurante
Lo primero a evitar son las fuentes difíciles de leer o el lenguaje excesivamente descriptivo. Ambos pueden hacer que los clientes se pregunten si en realidad están pidiendo lo que creen que están pidiendo. Pueden dudar y seleccionar otra cosa si no están seguros, especialmente si el artículo inicial fue un poco caro.

Recuerde que su menú es como el embajador de su restaurante y puede mejorar las ventas de manera sustancial con una buena carta.

Establecer los precios en un menú de restaurante
Comprender los costos de sus alimentos es vital para fijar el precio de cualquier menú de restaurante. Querrá asegurarse de que está obteniendo suficientes ganancias con los precios de su menú mientras se mantiene competitivo con otros restaurantes en su área. También debe saber cuándo usar el precio de mercado en el menú del restaurante cuando ofrezca artículos altamente estacionales como por ejemplo los mariscos.

Menús para ocasiones especiales
Muchos restaurantes crean diferentes menús para ocasiones especiales. Los días festivos en los que la gente sale a comer de manera masiva como el Día de la Madre y el Día de San Valentín son buenos momentos para considerar la posibilidad de ofrecer un menú fijo. Este tipo de menú limita la cantidad de elementos disponibles en un momento dado, y esto facilita que la cocina produzca una gran cantidad de comidas en un lapso corto.

Incluso si no es un día festivo, un menú de precio fijo también funciona como una gran promoción en tiempos lentos. Los menús especiales de precio fijo dos por uno o los menús de precio fijo de cata de vinos son excelentes promociones para restaurantes que quieren darse a conocer. Puede hacer que las personas entren por la puerta incluso, y especialmente, durante tiempos económicos difíciles.

Los límites a la hora de crear su menú
Escribir el menú de un restaurante puede ser muy divertido, al igual que elegir el nombre de un restaurante. Pero asegúrese de moderar su lado creativo con ingredientes rentables, precios adecuados y descripciones fáciles de entender de lo que ofrece.

Y prepárese para adaptarse. Tal vez piense que un plato saldría volando de la cocina, pero no es tan popular después de todo. O tal vez el costo de un determinado ingrediente se ha disparado desde la primera vez que redactó su menú. No tenga miedo de agregar o cambiar elementos periódicamente si es necesario. ¡Es su restaurante, después de todo!

martes, 11 de junio de 2019

Receta : Galleta de grillos

Galletas de grillos, barritas de gusanos sazonados con especias mexicanas y, de postre, caramelos con hormigas de granja incrustadas. Este menú tan poco convencional podría ser parte de nuestra dieta en el futuro.
Las razones: los bichos son una fuente ecológica de proteínas bajas en grasas que, según un grupo de estudiantes de la Universidad de Chicago, tendrán aceptación universal en las próximas décadas, debido a su bajo precio y su producción sostenible.

Al margen de las barreras culturales, lo cierto es que la carne de insecto tiene un valor nutricional similar al de la carne. Según los datos del Departamento de Entomología de la Universidad de Iowa, los saltamontes poseen 20.6 gramos de proteínas por cada 100 gramos, un valor cercano a los 27.4 gramos que contiene la carne magra molida. Los saltamontes, sin embargo, tienen la mitad de grasa que la carne y son bajos en colesterol.
Saltamontes, grillos, hormigas y hasta gusanos de la harina son ofrecidos ya por algunas empresas.
De todas formas, si usted decide unirse al grupo de los ecoinsectívoros, debe saber que también puede crear sus propios aperitivos de bichos en casa.


Receta : Galleta de grillos

Ingredientes:
Masa de galletas (pueden utilizar la de las cookies de chocolate, eliminando este ingrediente)
Grillos congelados - 6

Preparación:
Asar los insectos, introducirlos en una bolsa de plástico y aplastarlos con un rodillo.
A continuación, mezclarlos con la masa de galleta.
hornear  la mezcla resultante durante 15 minutos, hasta que los bordes de las galletas estén dorados, y decorar a gusto.

La textura es crujiente y el sabor, según los impulsores de esta idea, similar al de la nuez.